Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

PHILIPS: La importancia del diseño circadiano para la creación de edificios sostenibles

26 JUN 2023
Volver

Con la necesidad cada vez más urgente de avanzar en materia de eficiencia energética y cero emisiones netas, muchos propietarios y gestores de edificios han dado prioridad a la sostenibilidad, y con razón. Pero, ¿de qué sirve un edificio neutro en emisiones de carbono si perjudica el bienestar de las personas que trabajan en él?

 

Cada vez se reconoce más que la sostenibilidad supone mantener la salud del planeta y de sus habitantes. Este reconocimiento se refleja en normas de construcción saludable como Fitwel y el certificado WELL. Ambas reconocen el importante papel que debe desempeñar la iluminación para que un edificio sea "saludable". El certificado WELL Building tiene varias categorías de recomendaciones específicamente relacionadas con diseño circadiano.

 

El certificado WELL Building es un sistema basado en el rendimiento que otorga puntos por las características medidas, certificadas y supervisadas del entorno construido. Define normas para las características de los edificios que afectan a la salud y el bienestar de las personas en los entornos laborales, como la iluminación, el aire, el agua, la alimentación, la forma física, la comodidad y la mente.

 

Un estudio realizado por investigadores del MIT muestra que los alquileres de edificios con certificado WELL son entre un 4,4 % y un 7,7 % más elevados por metro cuadrado que los de los edificios sin certificación. Esta revalorización de los espacios saludables es independiente de todos los demás factores, como la certificación LEED, la antigüedad del edificio, la renovación, la duración del alquiler y el submercado. Esto ha contribuido a impulsar un incremento exponencial en la demanda de edificios que se ajusten al certificado WELL. Más de 2.000 organizaciones, entre ellas el 20 % de las empresas de la lista Fortune 500, utilizan el certificado WELL como hoja de ruta.

 

El certificado WELL reconoce que la iluminación va mucho más allá del mero hecho de que los empleados puedan "ver" lo suficientemente bien para llevar a cabo su trabajo. Las condiciones actuales de iluminación en muchos edificios satisfacen los requisitos visuales de los trabajadores, pero no necesariamente los circadianos (no visuales). Para subsanar esta deficiencia, el certificado WELL ofrece directrices sobre iluminación específicamente diseñadas para contribuir a mejorar el bienestar de los empleados.

 

De esta forma, el certificado WELL especifica nueve categorías relacionadas con la luz y la iluminación. Tres de ellas (L01 Exposición a la luz, L02 Diseño de la iluminación visual y L03 Diseño de la iluminación circadiana) ofrecen recomendaciones y requisitos sobre la mejor manera de desplegar una iluminación centrada en el ser humano en un edificio.

 
  • L01 busca respaldar un correcto diseño circadiano alineando el ritmo circadiano de las personas con el ciclo natural día-noche al exigir una exposición adecuada a la luz en interiores mediante estrategias de luz natural y luz eléctrica. Las estrategias de luz natural pueden llevarse a cabo utilizando ventanas, atrios y claraboyas, y situando los puestos de trabajo a una distancia máxima de las ventanas. Las estrategias de iluminación requieren umbrales específicos de iluminancia basados en la comprensión del efecto de la luz sobre el sistema circadiano de las personas.

 

  • L02 requiere un buen diseño de la iluminación visual, garantizando que cada espacio interior y exterior tenga los niveles de iluminancia adecuados. El objetivo es proporcionar confort visual y mejorar la agudeza visual de todos los usuarios mediante la iluminación eléctrica. Todos los espacios interiores y exteriores (incluidas las zonas de transición) deben cumplir los umbrales de iluminancia especificados en alguna de las diversas directrices de referencia en iluminación del sector. La iluminancia también debe tener en cuenta las tareas y los grupos de edad de los ocupantes.

 

  • L03 establece requisitos específicos para favorecer la salud circadiana y psicológica mediante la exposición a la luz natural en el interior y las vistas al exterior. Entre ellos se incluyen niveles mínimos de luz para duraciones específicas en momentos concretos del día.

 

La importancia de la regulación del ritmo circadiano y la forma en que la luz afecta a las personas hace patente que un enfoque genérico no es suficiente para apoyar el bienestar en el lugar de trabajo. Muchos empleados no están expuestos a la luz natural diurna, seguida de la oscuridad para descansar bien por la noche y producir melatonina. La iluminación variable, regulable y ajustable de las oficinas permite corregir esta situación proporcionando la luz correcta en las cantidades apropiadas y en los momentos adecuados para favorecer un bienestar circadiano óptimo.

PHILIPS: La importancia del diseño circadiano para la creación de edificios sostenibles