Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

3 lecciones sobre sostenibilidad que nos deja el COVID-19

10 NOV 2020
Volver

El 2020 será recordado por las próximas generaciones como uno de los años de más cambios y transformaciones de la historia moderna de la humanidad.

La pandemia derivada del COVID-19 fue el factor que puso en evidencia lo poco preparados que estaban nuestros sistemas para afrontar un proceso disruptivo, masivo y urgente.

Sin embargo, también fue la variable que nos permitió medir nuestro compromiso con la sostenibilidad del planeta y determinar qué tan conectados estamos con el medio ambiente, con la sociedad y con el mundo.

Estos hallazgos que demuestran la relevancia que tiene en la actualidad la reconstrucción de nuestra sociedad y de la economía, para evolucionarlos a un modelo más resiliente, equitativo y sostenible.

El pasado  22 de agosto, la humanidad utilizó la totalidad de recursos que la naturaleza tenía disponibles para todo el año.

Si se hace una comparación con respecto al 2019, en el año en curso la demanda global de consumo habrá tenido una disminución cercana al 10%.

A pesar de este indicador, para esta fecha la humanidad habrá talado más árboles de los que los bosques pueden renovar, capturado más peces de los que los océanos pueden reponer y emitido más dióxido de carbono en la atmósfera del que los ecosistemas están en capacidad de absorber.

La dinámica de consumo durante el 2020 trajo consigo unos cambios repentinos e inesperados. Esta es una situación que no se mantendrá y que se dio por cuenta de una situación adversa.

Es una crisis que nos plantea una gran oportunidad para enfocar nuestros esfuerzos en el desarrollo del futuro que todos deseamos: uno en el que los humanos tengamos la oportunidad de progresar en el mundo. Es lo que hemos denominado la “Prosperidad de un Planeta”.

Para las organizaciones, variables como la energía y la sostenibilidad se han visto realmente impactadas, por lo que líderes han visto como los objetivos, estrategias y recursos han sufrido cambios importantes o han tenido que replantearse.

La disrupción será con seguridad parte de la nueva normalidad y teniendo en cuenta esto, hemos identificado tres lecciones con las que los profesionales podrán aprender de la crisis y enfocar sus esfuerzos a la recuperación.

De cara al futuro, la transición hacia la prosperidad del planeta requiere un diseño cuidadoso de todos los sectores de la economía teniendo como base una relación estrecha con el medio ambiente.

Necesitamos soluciones duraderas diseñadas para mejorar la vida de las personas, que sean compatibles con los límites ecológicos del mundo: “Prosperidad de un Planeta”.

En el futuro, las empresas cuya oferta ayuda a la humanidad a prosperar dentro del presupuesto y límites de recuperación del planeta tienen más probabilidades de ser resilientes y más rentables, incluso en tiempos difíciles como el actual.

1. Es primordial tener una mentalidad preventiva

Las organizaciones están frente a una gran oportunidad de convertirse en un modelo disruptivo si deciden adoptar una mentalidad preventiva con enfoque en sostenibilidad. Algunos han llamado a la problemática del COVID-19 “la prueba” para futuras crisis climáticas.

Las decisiones que tomen las empresas en los próximos meses serán los ejes que permitirán transformar la salud y la resistencia a largo plazo de sus negocios.

Por ejemplo, al abordar la eficiencia energética con la recopilación y gestión de datos y la reducción de carbono en la cadena de suministro para garantizar sostenibilidad, las empresas están en capacidad de reducir su impacto ambiental, al mismo tiempo que mejoran la confiabilidad de los bienes y servicios necesarios que les garantizarán un crecimiento sostenido. Este es el momento de implementar estas prácticas.

Podríamos tomar el ejemplo de Faurecia, una de las empresas de tecnología automotriz líderes en el mundo quien ha decidido asociarse con Schneider Electric para alcanzar sus objetivos de neutralidad de carbono en medio de la pandemia.

2. El propósito es más importante que nunca

Los líderes empresariales enfrentan un sinnúmero de desafíos que constantemente retan la continuidad del negocio. No es de extrañar, entonces, que los índices de sostenibilidad tuvieran un comportamiento significativamente mejor durante la pandemia que en otros periodos.

Y son aquellas empresas comprometidas con sus empleados, clientes, comunidades, proveedores, inversionistas y el planeta, las que han implementado iniciativas muy creativas durante la coyuntura, convirtiendo esta contingencia en una gran oportunidad, lo que les da una gran ventaja de posicionamiento y crecimiento en la era post pandemia.

Frente a la contingencia mundial, en Schneider Electric hemos creado el fondo Tomorrow Rising Fund con el objetivo de ayudar a las comunidades a superar la crisis a través de proyectos que van desde el entrenamiento en habilidades vocacionales hasta la creación de oportunidades.

Actualmente, en la región andina junto con varias fundaciones y sumado al compromiso de nuestros colaboradores nos unimos para apoyar a personas que viven en los asentamientos informales en los países del clúster andino y que han tenido dificultades para mantener el aislamiento preventivo. En conjunto, les hemos proporcionado alimentos sanos y kits de aseo a familias ubicadas en zonas vulnerables.

3. Flexibilidad, sostenibilidad y resiliencia es el nombre del juego

La capacidad de los empresarios para moverse y acoplarse al movimiento disruptivo es la clave del éxito. Quienes han sufrido caídas en sus índices de venta han reaccionado rápidamente de formas inesperadas para satisfacer las nuevas demandas.

Algunas empresas incursionaron en el mercado de los geles antibacteriales, los restaurantes comenzaron a despachar más domicilios, las salas de cine se trasladaron a los parqueaderos de los centros comerciales. Estos son solo algunos ejemplos de cómo la industria y algunos sectores se reinventan para adaptarse frente al cambio.

La «nueva normalidad”: reconstruir un futuro basado en la sostenibilidad

El gran desafío de la industria es transformar la actual crisis en una oportunidad y prosperar de la mano de los recursos ecológicos que nos provee el medio ambiente.

Sí, el día de sobregiro de la Tierra tuvo tres semanas de retraso, pero no es un motivo suficiente que garantice la sostenibilidad en el futuro y la de los jóvenes. El objetivo no es superar la capacidad de suministro de la Tierra antes del 31 de diciembre.

El año pasado, Schneider Electric en conjunto con Global Footprint Network diseñaron una brújula de “Prosperidad de un Planeta”. En el 2020 han lanzado un E-Book en el que se dan a conocer empresas cuyos productos y servicios ayudan a garantizar la permanencia en el tiempo de la humanidad contribuyendo al #MoveTheDate del Earth Overshoot Day.

3 lecciones sobre sostenibilidad que nos deja el COVID-19

Artículos relacionados

El 5G transformará los centros de datos de las ciudades inteligentes
El reciente lanzamiento del primer iPhone 5G de Apple es el último ejemplo del próximo gran cambio en el volumen y la frecuencia de datos que utilizan consumidores, empresas e infraestructuras.
Los datos de septiembre suavizan la caída de ventas acumulada del sector
Según datos de AFME, la asociación de fabricantes de material eléctrico,  el mercado nacional, para el período de Enero a Septiembre de 2020 respecto el 2019, ha decrecido en un -16,62%.